Por: Marcelo Rafael Ricciardulli

En varios artículos publicados en este medio hemos abordado distintos análisis de una modalidad de carga que las lineas aéreas de todo el mundo han venido practicando a diario, en miles de vuelos alrededor del mundo desde la irrupción del COVID-19.

Los distintos Estados han ido reduciendo en distintos momentos el ingreso de pasajeros a sus países, principalmente de viajeros provenientes de zonas “calientes” en relación con el Coronavirus, hasta que en un momento el cierre de fronteras fue casi total.

Esta situación llegó a un punto en que las lineas se quedaron literalmente sin pasajeros (más allá de los vuelos de repatriación y algunos vuelos domésticos), haciendo que la cantidad de vuelos alrededor del globo se reduzcan en más del 85%, con la consiguiente disminución de la capacidad de bodega disponible para el transporte de mercaderías.

Esto, que afecto directamente a la actividad de transporte de pasajeros, no perjudicó en igual dimensión al transporte de cargas. Muchos aviones cargueros siguieron operando. Sin embargo, la urgencia por transportar elementos de protección para la atención de pacientes con Coronavirus (PPE), motivó a las aerolíneas con aviones de pasajeros inmovilizados a encontrar formas creativas de sacarlos al ruedo nuevamente, no solo para generar algo de revenue, sino principalmente para aportar el necesario transporte de estos elementos de protección.

Algunas aerolíneas movilizaron sus aviones de pasajeros transportando cargas solo en sus bodegas, dejando sin utilizar la cabina de pasajeros. Otras, además de cargar sus bodegas, cargaron cajas sobre los asientos de los pasajeros, asegurándolas con redes del tipo de las que se usan por norma para cubrir los pallets que se cargan en la bodega inferior. Mientras que otras llegaron al punto extremo de remover todos los asientos del avión para cargar bultos directamente sobre el piso, también con algún método de sujeción sobre los rieles de anclaje de los asientos.

Air Canada reconfigures passenger cabins on three Boeing 777 ...

En principio, estas dos últimas modalidades de carga en la cabina de pasajeros, que parecen muy ingeniosas, a los que ya tenemos algunos años en el mundo de las cargas aéreas nos hizo un poco de ruido. Dado que las cajas que se cargan sobre los asientos contienen principalmente mascarillas (barbijos), guantes, camisolas y antiparras, estas son livianas. Seguramente menos pesadas que un pasajero promedio. ¿Entonces, donde radicaría el problema?

Sucede que en aviación la seguridad es un tema muy sensible. Todo está normado, reglamentado e incluido en los manuales de procedimientos. Aquí no hay grises. Si bien un análisis superficial sugeriría que no habría riesgo alguno en estas modalidades que describimos, la reglamentación de estas no estaba actualizada.

Es por esto por lo que IATA (International Air Transport Asociation), juntamente con algunas inquietudes planteadas por algunos operadores, ha desarrollado la segunda edición de su “Guía para el transporte de carga y correo en aeronaves configuradas para el transporte de pasajeros”.

Sin necesidad de entrar en los detalles puntuales de esta guía, en el punto 1 (Introducción y Alcances) IATA es muy clara y no deja duda alguna al indicar…

…“Passenger aircraft are not certified to carry cargo on passenger seats or cargo unit load devices (pallets or containers) in the passenger cabin secured on the seat tracks. However, some operators are evaluating the reconfiguration of passenger aircraft by loading cargo on the passenger seats or by removal of the passenger seats to increase the volume available for the carriage of cargo. Any reconfiguration of an aircraft in this manner requires full evaluation of cargo restraints connected directly to the seat tracks to ensure structural loads are within design limits and the appropriate restraint system is applied. Reconfiguration of the aircraft also requires a formal authorisation from the national aviation authority of the State of the operator. Before considering such operation, a comprehensive safety risk assessment shall be performed involving all the relevant operational departments (i.e. ground, cargo, cabin, flight, engineering).”

Resumiendo, IATA deja en claro que los aviones de pasajeros no están certificados para transportar carga en los asientos destinados a los pasajeros, ni la utilización de ULDs (pallets o containers) en la cabina de pasajeros, asegurados a los rieles de sujeción de los asientos. Además, indica que cualquier reconfiguración en este sentido requiere tanto una exhaustiva evaluación técnica de los métodos de sujeción de la carga, como de la autorización formal por parte de la autoridad de aviación nacional del país del operador.

Para leer la guía completa, hacer click aquí:”Guidance for the transport of cargo and mail on aircraft configured for the carriage of passengers Ed 2 17th April 2020”

Air Cargo Latina America

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 + 1 =